martes, 3 de junio de 2014

Y colorín coronado, este cuento se ha acabado


Con lo poco que me había prodigado con el Rey, cualquiera diría que me ha dado por ahí: ¡dos entradas seguidas! Además, la anterior tenía como un cierto aire predictivo, con el cetro convertido en bastón de mando, en muleta.
Ahora sí que queda en figura decorativa. Hay quien piensa que con tal de no trabajar...
Eso sí, podemos desmentir por fin, con total rotundidad, que participara de algún modo en el 23-F. No ha dado golpe en su vida.