sábado, 14 de junio de 2014

Aló Eurodiputado

La verdad es que no entiendo al señor Iglesias. ¿Qué se compromete a acatar la Constitución en vigor? Ya ¿y qué? ¿Que si se deroga, en todo o en parte, su compromiso cambiará en la misma medida que la norma? ¡Toma, claro! ¿Que su promesa de respetar la Constitución es coyuntural y se limita al tiempo en que está vigente? ¿Qué quieren que les diga? Lo que me asombra es que este tío haya llegado a profesor de Ciencias Políticas de la Autónoma y solo me da que pensar respecto a cuál pueda ser el nivel intelectual de nuestra Universidad, porque el de la clase política es de sobra conocido.
Parece más bien un lema para un espacio televisivo, o una ocurrencia para el contestador automático de un teléfono, cuando uno busca algo original. O, si pensamos en el programa de Chávez, ambas cosas. Más imaginativo era aquello de los corbatasunos: «por imperativo legal».
Ahora que ya pertenece a esa casta que tanto odia, puede dedicarse a combatirla como un fundamentalista con la faja llena de cartuchos de dinamita, para volar los cimientos del sistema desde sus propias entrañas.
La captura de la frasecita de marras es del digital 20 minutos. Lo que pasa es que me da la impresión de que contiene un lapsus: en la  primera acepción del DRAE, como en la idea más extendida, jurar supone poner a Dios por testigo, y en iglesias… pues no sé, la verdad.