miércoles, 17 de marzo de 2010

Así los quiere el señor

Mansos y pastueños, no arrepentidos.
Rubalcaba ha amenazado con querellarse contra los que acusen a las Fuerzas de Seguridad del Estado de torturar a etarras. Ya le falta tiempo. En lugar de ir avisando, para que no le llamen traidor, debería presentarse corriendo en el juzgado.
El problema es: ¿a donde ir? ¿A esos tribunales tan conservadores, tan fachorros, el colmo de la carcundia? ¿A esos que Felipe González rechazó como un ganao indeseable? Ya se sabe que la cosa iba de cuernos y que las cabezas de ese rebaño –unos mostrencos, unos puñeteros que no tienen un pase- no humillan, no obedecen el engaño con nobleza ni aceptan el castigo. Críalos a tus pechos para esto, para que te saquen los ojos. Se lo tienen bien ganao... los ganaderos.
A la marcha que llevamos, y por mor de la soberanía popular que esgrimió Alfonso Guerra para justificar la LOPJ, habrá que procesar por plebiscito. Así sí que sería un jurado auténticamente popular.
Todo es un ataque de cuernos.

1 comentario:

Conchita dijo...

X y Z, al final todo es una fórmula algebraica.